La Educación Hebrea


Concepción teocrática del hombre

Para el pueblo judío, el hombre ha sido hecho a imagen de Dios. Desde su creación,  el hombre pertenece al mundo y a Dios, y en esta encrucijada se erige distinto del mundo y de Dios por saberse libre. Con la libertad aparece el pecado.
Los judíos no distinguieron la dualidad cuerpo-alma, la dualidad humana para ellos fue la carne y el espíritu (hombre de frágil naturaleza y hombre de Dios). Por ello el hombre corre el riesgo de caer bajo el peso de su propia naturaleza o de transcender de ella gracias a su espiritualidad por medio de la sabiduría. Los textos bíblicos opinan sobre la sabiduría de forma distinta.
La educación consiste en hacer del hombre un ser espiritual, la ética y la sabiduría humanas solo tiene sentido en cuanto a su referencia a lo que Dios ha revelado a los hombre.
El hombre bíblico:
-  Se halla frente a Dios que le dice algo, está en relación de semejanza, dependencia y manifestación de Dios
-  No está solo (relación comunitaria)
-  Es señor y protagonista del mundo y de la historia, aunque no dueño.
-  Es un ser libre, capaz del bien y del mal.  Tiene un dominio sobre su destino, sobre la historia y sobre la realidad. Aunque en su libertad tenga una radical dependencia de lo que Dios quiere de él y de la historia. El día que no sea responsable al mundo y la historia, tendrá castigo.

El decálogo y la pedagogía del pueblo judío

La  pedagogía  del  pueblo  de  Israel  se sustenta  sobre  dos  fundamentos:  el amor a Dios y la observancia de la ley. La  pedagogía  del  ‘’Decálogo’’  es  la pedagogía  del  amor  y  de  la  unidad  del pueblo de Israel, del pueblo de Dios.
La ley significo la libertad frente a la esclavitud.  El  Deuteronomio  es  una síntesis  final  de  los  otros  libros  que  se refiere con insistencia al amor de Dios y a la observancia de la ley pero sin olvidar las sanciones que pueden sobrevenir si no  se  cumple.  El amor a Dios se falta cuando se deja de amar al prójimo o no se ayuda al necesitado.


Los Libros Sapienciales

La sabiduría era considerada:
-  Como camino hacia la espiritualidad.
-  Atributo divino, ya que Dios crea y gobierna todas las cosas.
- Conocimiento del orden de las cosas creadas, o ley divina.
-  Acercamiento de los hombres, del pueblo de Israel, a la amistad con Dios.
-  Fuerza  que  empuja  al  hombre  a  dar  a  Dios  el  culto  debido  y  a  observar  sus mandamientos.


Se encuentran diversos libros considerados fuente de información sobre la educación y la sabiduría hebrea:

El libro de Job
Sostiene que el infortunio del justo no está en contradicción con el orden divino, según el cual Dios da a cada uno según sus obras. Se trata de entender en su auténtica dimensión la sobrenatural, lo que a ojos mundanos parece ilógico e injusto.

Los Salmos
Libro dividido en 5 partes, escrito en diferentes épocas y por varios autores, muy antiguo, no tiene orden lógico ni cronológico. Su contenido es variado: el bien y el mal, los que viven con Dios o sin Él, la sabiduría y pode de Dios…

El libro de los Proverbios
Colección de sentencias en verso, manual sencillo para uso del pueblo, con razón es considerado el libro de la sabiduría popular. Los primeros capítulos son de introducción a la sabiduría y el resto recoge proverbios, sentencias y un apéndice donde sobresale el elogio de la mujer fuerte.

El Eclesiastés
Libro  aparentemente  pesimista,  versa  sobre  el  principio  supremo  del  fin  del  hombre, contemplando desde la fe en la justicia de  Dios, pero la fe sin luz, la que se apoya sobre la tierra, fluye por todo el camino del escepticismo: la vanidad de la ciencia y la sabiduría.

El Cantar de los Cantares
Libro poético que trata de los amores de Yahweb con el pueblo de Israel, representados en el amor del esposo y la esposa. Manifiesta la unión mística entre el pueblo y el fin para el que ha sido llamado, Dios.

El libro de la Sabiduría
Trata el origen, frutos, naturaleza y acción de la sabiduría. No es la misma sabiduría de Dios, que lleva el nombre de la inmortalidad, que la sabiduría del mundo, que es necesidad. Es una sinopsis pedagógica magistral de la educación del hombre y del hombre judío. El ideal educativo se cifra en la sabiduría porque esta es fuente de felicidad e inmortalidad.

El Eclesiástico
Dicta normas en forma de máximas o sentencias para poseer la sabiduría. Manual técnico para vivir honestamente con uno mismo y con los demás.



El profeta y el pueblo

El profeta, como el sacerdote, es presencia continua en la educación del pueblo hebreo en la antigüedad. Habla siempre de parte de Dios para adoctrinar con humildad.
La  misión  esencial  del  profeta  es  instruir  al pueblo  y  prepararlo  para  recibir  la  llamada  de Dios y responder a ella con todas sus fuerzas, y con  todo  su  corazón.  Sus enseñanzas de tipo religioso, moral e incluso político, inculcaron a las gentes sentimientos de unidad y salvación.
El tono con que enseñan es diverso: unas veces aconsejas sencillamente lo que ha de hacerse de acuerdo  con  indicios  inequívocos  que  interpretan  como  revelados  por  Dios;  otras,  recriminan  al pueblo duramente por haberse entregado a los falsos dioses o dejado llevar por los prevaricadores y falsos profetas; y no faltan ocasiones en que consuelan a los hombres en la desgracia, anunciando la venida del Mesías o enviado de Dios.



Las instituciones educativas en el pueblo de Israel

La familia
Familia significa casa en la cultura del pueblo judío. La casa integra varias generaciones unidas por un espíritu y una tradición social, cultural y religiosa que la caracterizan.
La educación en la familia es tradición de padres e hijos, el niño recibía de sus padres las primeras lecciones sobre la virtud. Se les educa en la obediencia y el respeto a sus padres y ancianos en la piedad con Dios.
Un marco de amor y de austeridad rodea la forma de educar familiar, se recomienda el castigo corporal como método de corrección. La  forma  de  educar  a  las  hijas  es  diferente  puesto  que  se  les  educa  con  el  fin  de  que  formaran matrimonio. Aprendían a ser buenas amas de casa, y se les inculcaba costumbres de severidad, gran dulzura, fidelidad y heroísmo.

La sinagoga
La sinagoga fue la primera institución docente que enseñó la lectura y comentario de los textos de la Ley; en sus comienzos era meramente religiosa, solo abrí el sábado. Posteriormente ampliaron a lunes y jueves.
La sinagoga se convirtió así en un lugar de instrucción, donde se explicaba la ley y los textos de los profetas, y de convivencia. Pronto se necesitaron maestros que supieran instruir a los jóvenes en la interpretación correcta de los libros sagrados; en torno a la sinagoga se crearon escuelas al frente de las cuales enseñaban a los escribas.


Las escuelas

En el siglo II antes de cristo estaban conformados los tres niveles de instrucción:

Escuela elemental
•De 6 a 10 años.
•Se enseñaba a leer y recitar textos sagrados.
•Educación patriótica y espiritual.

Escuela Media
•De 10 a 15 años.
•Se enseñaba la ley oral, los mandamientos de la ley y las tradiciones judías.

Escuela Superior
•La de los escribas, los sabios del pueblo.
•En ella se formaban a los futuros maestros.
•Escribían los textos sagrados bajo sus propias ideas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario